El ciclo del alma

Jozef Rulof

Este tercer libro de Jozef Rulof trata de la reencarnación, o el renacimiento.
 
Aquí puede leer este libro en su integridad en internet.
Puede ver el índice mediante el título en azul en la parte superior de la página.
Hay un total de 27 libros de Jozef Rulof.

Resumen

Los dos primeros títulos de Jozef Rulof, ‘Una mirada en el más allá’ y ‘Aquellos que volvieron de la muerte’, presentan el primer principio de la ampliación de nuestro sentir y pensar espirituales: hay vida después de la muerte.
En ‘El ciclo del alma’ conoceremos el segundo principio: la reencarnación o el renacer.
Jozef Rulof recibió del espíritu Lantos esta formidable novela en tres partes.
En la primera parte, Lantos cuenta su última vida en la tierra, que tuvo lugar en Francia durante la Edad Media.
Ya de niño destaca su sensibilidad “innata” por el arte.
Se convierte en un célebre escultor, pero no es feliz porque no puede compartir su vida con Marianne, su amada amiga de la infancia.
Cuando vuelve a verla en circunstancias difíciles comete un grave crimen.
Da con sus huesos en el calabozo.
Por el agotamiento de su cuerpo, adquiere en la cárcel una progresiva sensibilidad hacia el mundo invisible.
Las inteligencias tenebrosas de la vida después de la muerte lo convencen de que se suicide, haciéndole creer que eso lo redimirá de su sufrimiento terrenal.
El suicidio lo sumó en una profunda miseria.
Como espíritu se ve obligado a experimentar que a pesar de haber podido destruir su cuerpo, no pudo destruir su propia vida.
Sigue viviendo como espíritu, pero queda encadenado a su cuerpo terrenal, porque quiso adelantar, por su propia cuenta, el momento cósmico de su muerte.
Lantos describe en el libro los padecimientos insoportables que de esta manera se ha causado a sí mismo.
El dolor terrenal no es nada en comparación con lo que tiene que vivir por haberse suicidado.
Y cuando llegan a su fin sus padecimientos, solo lo mueve una cosa: conseguir que el hombre en la tierra llegue a conocer esta realidad espiritual para evitar sufrimientos innecesarios.
En la segunda parte, que tiene como subtítulo ‘La vida espiritual’, Lantos describe su “paseo” por la tierra, siglo tras siglo, para conocer al hombre y salvaguardarlo de su propia ignorancia.
Relata cómo aprende a influir, en calidad de espíritu, en la gente en la tierra.
Inspirándolas, consigue ayudar a muchas personas y ser su “ángel de la guarda”.
Además, comprueba que su propia “irradiación luminosa” aumenta a medida que brinda más amor y que realmente significa algo para los demás en su evolución espiritual.
Durante nueve siglos estudia como espíritu la vida humana en la tierra.
Los conocimientos que acumula durante esos siglos los sintetiza en ‘El ciclo del alma’.
Así, por ejemplo, narra cómo el alma va al mundo de lo inconsciente, después de una vida terrenal, con el fin de prepararse para volver a nacer.
En este mundo los sentimientos se sosiegan, evitando así que las experiencias de la vida anterior estorben el desarrollo del embrión en la nueva vida.
Lantos cuenta cómo el alma se conecta con la nueva célula en el momento de la fecundación.
Lantos muestra al lector cómo vive el hombre en las consecuencias de su propio pasado.
En el libro hace un análisis a fondo de la “ley de causa y efecto”.
De ese modo explica el origen de su propia sensibilidad por el arte, porque ve muchas vidas anteriores en las que trabajó con el fin de elevar su capacidad para crear algo hermoso.
Siguiendo siglo tras siglo su propio pasado y al hombre terrenal, ve la manera en que evolucionan nuestros rasgos de carácter y el modo en que damos forma a nuestro propio futuro como resultado de nuestros actos en vidas anteriores.
Lantos describe cómo esta ley sigue regresando a nuestras vidas, igual que un bumerán, hasta que recuperamos la armonía en lo que hemos dejado atrás en disarmonía.
Lantos siente intensa gratitud cuando descubre la justicia de esta ley.
Experimenta que el hombre recibe una y otra vez nuevas oportunidades de vida para trabajar su ser interior y para ampliar sus sentimientos, finalmente hasta un amor universal.
En la tercera parte del libro, Lantos nos ofrece una impresión fascinante de la esencia de un alma gemela.
Su intenso vínculo con su amor juvenil Marianne es el resultado de las muchas vidas en las que estas almas gemelas estuvieron unidas entre sí, amándose.
También siente que algún día volverá a verse unido a ella para seguir juntos, para siempre, en la vida después de la muerte, en amor y en armonía.