Palabras del editor

Estimado lector, estimada lectora:
 
 
En ‘El origen del universo’ se escribe mucho sobre las llamadas “razas humanas”.
En 1939, el año en que se publicó este libro, el uso de este término era común en el pensamiento social.
Los autores de los libros de Jozef Rulof, los maestros, se han orientado hacia el vocabulario humano de esos tiempos para este libro; tomaron como punto de partida la visión humana de los lectores de 1939.
Es por eso que la palabra “raza” se menciona con frecuencia.
Este concepto interpreta el pensamiento terrenal y no la verdad de los maestros.
En este libro, los maestros también introducen ya el término que pertenece a su propia terminología: grado de vida material.
Por eso, se han usado en este libro dos niveles de explicación sin distinguir entre ellos: el pensamiento terrenal, en términos de razas, y el nivel del alma de los grados de vida materiales.
En libros posteriores los maestros explican que las razas no existen.
En ese momento, los maestros ya habían podido explicar suficientemente el nivel del alma, para que el lector pudiera saber lo que quieren decir con los grados de vida materiales que vive cada alma para hacerse avanzar en sentimientos hacia un amor universal.
Para darle la oportunidad a cada lector o lectora de este libro de comparar el contenido del mismo con la explicación de los maestros en el nivel del alma, acompañamos el libro impreso y el electrónico de veintinueve artículos que describen el nivel del alma.
En especial nos remitimos a los artículos ‘Explicación a nivel del alma’ y ‘No existen las razas’.
En el texto del libro se hace con cierta frecuencia referencia a los artículos, indicando el lugar en la página web rulof.nl donde se pueden encontrar.
Esto funciona de la manera en que en todos los libros de los maestros remitimos a los artículos.
En la página web rulof.nl también se pueden encontrar junto a cada artículo las fuentes que se han usado para redactar el artículo en cuestión.
 
Un saludo afectuoso,
La dirección de la Fundación El Siglo de Cristo
2020