Genocidio

Jozef Rulof sobre el Holocausto

¿Qué se dice en los libros de Jozef Rulof sobre el genocidio de judíos y otros grupos de personas en la Segunda Guerra Mundial?
Según los libros de Jozef Rulof.

El juicio

En 2003 se promovió en Bélgica un juicio en contra del editor de los libros de Jozef Rulof.
Los fiscales aseguraban que en estos libros figuran pasajes que transgreden la ley belga contra el negacionismo.
Es la “Ley del 23 de marzo de 1995 que castiga la negación, minimización, justificación o aprobación del genocidio que cometió el régimen nacionalsocialista alemán durante la Segunda Guerra Mundial”.
El juicio duró cuatro años.
El 3 de abril de 2007, el tribunal de Dendermonde absolvió al editor de todas las acusaciones.
En su sentencia, los tres jueces escribieron:
“El tribunal se ha tomado la molestia de repasar el libro ‘Los pueblos de la tierra contemplados por el otro lado’.
Resulta claramente de este libro que el genocidio no se niega, no se minimiza, no se justifica y no se aprueba.
El tribunal se limita a citar un pasaje del libro ‘Los pueblos de la tierra contemplados por el otro lado’, que se ha depositado en la secretaría del juzgado correccional.
Se trata de la edición de 2001 (la primera edición apareció en 1946).
El texto citado se encuentra en las páginas 168 y 169:
The children of (the House of) Israel amongst his people shiver at everything which they get to see and to hear.
The Jews are declared enemies of the German people and treated as such.
Hitler also shows himself to be an enemy of the churches.
They receive a slap in the face from him.
What Hitler gathers around him, are people haters, brutes and sadists.
They live out their passions at the expense of thousands.
The emotional being flees from Germany and meanwhile Hitler and his people continue to bring death and horror amongst the Jews.
They have become crazy, all of this is bestial, but it becomes even worse.
The horrors pile up, the tortures become more and more horrific.
Adolf Hitler has now already become the enemy of mankind.
Now that Hitler has surrendered to his feelings, he completely dissolves in evil; the past in him reveals itself to the day conscious self, which must now make way completely for his bad personality.
Evil has made itself master of this life, the devils of hell create an own world as a result of him and his type and live it up in the sphere of the Earth.
And Adolf Hitler can no longer stop the evil which he has evoked.
Every one of his followers lives it up, they exceed each other in cruelty.
Adolf Hitler is inspired by hells and heavens, he serves the plans of two worlds.
Hitler thinks that it is Providence which helps him.
He motivates all his deeds by putting Providence behind them.
On its authority he places the sweep over the Jews and he keeps whipping away mercilessly.
He sterilises the life of God in order to get a healthy people.
Providence wants it!
He sullies marriage and makes a manure pit out of it.
The child belongs to the state.
Providence wants it!
He lives with his people in the prehistoric age.
He feels the new, the coming through evil and wrong, but what comes from his hands, is contaminated with animal-like poison.
And yet does this man have a task to fulfil for the Other Side?
And he is ordered to do this task by the Age of Christ?
What lives in this human being?
Why does he hate the Jews?
Why does he attack the churches?
Was he really sent by God or is he Satan himself?
In Germany itself people see him as a God.
God and Christ are pushed aside for this.
The peoples of the Earth are powerless, because in his own country the Fuhrer can do what he sees fit.
Millions of souls pray to God and beg him to take this demon away from the Earth.
However, the peoples see the opposite happen, Hitler’s power grows by the hour.
Will it soon not destroy all of mankind?
People cling to the predictions of male and female clairvoyants, who are particularly frank with this and see Hitler dying all kinds of deaths.
However, Adolf Hitler does not die and is not murdered either.
Has God turned away from mankind?
God appears to curse all his life, God must hate mankind.
The terrible thing happens, Hitler begins the war and the suffering which he vents upon millions is unbearable.
And he is still not satiated, the animal continues and where he puts his footsteps, blood flows, houses change into rubble and people are tortured.
Yet he will lose himself in the violence unleashed by him and his people, you will experience it.
He will start to doubt his Providence, speak nonsense now and again and wage a terrible battle inside himself, since he no longer knows then, what he is doing correctly or wrongly.
The writers of history will record all of this, I will not go into it further, I will follow the spiritual path further.
The Peoples of the Earth, 1941
(El tribunal): Jozef Rulof deja la historiografía a otros.
Entonces Rulof sigue ”filosofando”.
Pondera que Adolf Hitler es el instrumento que toca este siglo y precisa:
You had certainly not thought that it is Golgotha, the ‘Kingdom of God’ and mankind, who need him as an instrument.
It is exclusively and only as a result of his past that Adolf Hitler could become that instrument.
I must now take you into that past, if you wish to understand everything.
The Peoples of the Earth, 1941
(El tribunal): En ninguna parte se desprende de este ”filosofear” de Rulof que niegue el genocidio, que lo apruebe, que lo minimice enormemente o que intente justificarlo, ni tampoco tiene ninguna intención de hacerlo.
El tribunal ya no va a citar en este asunto, sino que para esto remite al contenido del libro ‘Los pueblos de la tierra contemplados por el otro lado’ (2001), en su conjunto”.
Y además los jueces todavía escriben:
“Los libros que se atribuyen a Rulof también tienen que verse en el espíritu de los tiempos en que se escribieron”.

La filosofía de Jozef Rulof

Cuando Jozef Rulof a posteriori vuelve la vista a la Segunda Guerra Mundial, comenta repetidamente el gran sufrimiento que se produjo entonces.
En una noche informativa en 1952, por ejemplo, indica que los seres humanos en los campos de concentración han sufrido más que Cristo en la cruz:
Y es cuando uno empieza a comprender un poco a Nuestro Señor, por qué se le golpeó más por no poder alcanzar la humanidad —eso, por cierto lo sabía él también— que por toda esa muerte en la cruz.
Porque el ser humano en los campos de concentración ha sufrido más que Cristo.
Questions and Answers Part 3, 1952
En el libro ‘Los pueblos de la tierra contemplados por el otro lado’ se describe en la terminología humana que se usaba en esos tiempos cuál era la supuesta “tarea” de Hitler.
Con esto se quiere decir qué papel ha jugado en la Segunda Guerra Mundial.
El libro aclara este papel “contemplado por el otro lado”, o sea, desde la perspectiva de los habitantes del más allá.
Por eso también es que a Hitler se le llama un “instrumento”.
Los habitantes del otro lado, a lo que en este libros se les llama “maestros”, han usado a Hitler como instrumento para encargarse de que perdiera la guerra, porque de no ser así, la miseria para la humanidad habría durado todavía mucho más, y habría adoptado formas más grandes.
En el artículo ‘Hitler’ se describe cómo los maestros han incidido en él para hacerlo perder.
Él pensaba que lo guiaba la “providencia” que oía como una voz astral.
No se daba cuenta de que precisamente por eso los maestros lo hacían dar esos pasos, por lo que pudo ser vencido su gran ejército.
No obstante, los campos de concentración no pertenecieron jamás a la “tarea” de Hitler.
En los artículos ‘Pueblo judío’ y ‘Hitler’ se aclara que Hitler hacía torturar y gasear a los judíos por un odio personal que había formado en sus vidas anteriores.
Como se describe en la cita que mencionaron los jueces, Hitler se disolvió en el mal preanimal que ha evocado durante la guerra.
Así, ha construido un karma nuevo e indeciblemente grande, por el que tendrá que trabajar muchos millones de años para recuperar la armonía con la vida.

Explicación a nivel del alma

Muchas palabras en los libros de Jozef Rulof no solo tienen que verse en el espíritu de los tiempos en que se escribieron, sino también a la luz de la terminología que se usaba entonces.
Por eso se escribe en los libros sobre “la tarea de Hitler”, “el mal”, “los diablos del infierno”, “Satanás”, “la Providencia”, “el otro lado”, “el reino de Dios”, “los judíos”, “el pueblo alemán”, etcétera.
El artículo ‘Explicación al nivel del alma’ considera que esta terminología forma parte del “pensamiento terrenal”.
En los libros, se usan estos términos para empalmar, al nivel de las palabras, con el lector de esos tiempos.
Gradualmente, los maestros van construyendo un nivel de explicación más elevado, en que describen la realidad en su propio nivel de observación.
En esto el alma tiene un lugar central.
Cuando los maestros dan una explicación al nivel del alma, suena muy distinta.
Entonces dicen, por ejemplo, que en la Segunda Guerra Mundial nadie ha muerto:
Hija mía, durante la guerra cayeron millones de personas; ni una sola murió.
Ni una sola.
Questions and Answers Part 6, 1951
El alma como nuestro eterno núcleo del ser no muere; en la vida terrenal hace la transición al más allá o reencarna en una siguiente vida terrenal.
Tampoco durante una guerra puede morirse ninguna alma, ni ser asesinada, porque la vida del alma no se puede destruir, solamente su cuerpo.
Cuando en los libros de Jozef Rulof se da una explicación al nivel del alma, al pensamiento humano le puede parecer como si el Holocausto y el sufrimiento del pueblo judío se minimizaran.
Sin embargo, en ese momento los autores de estos libros, los maestros, no están practicando la historiografía humana, sino que expresan la realidad eterna al nivel del alma que han llegado a conocer.
En el nivel del alma no existe ninguna “tarea de Hitler”, porque un alma no puede tener jamás la tarea de asesinar a otros seres humanos o de comenzar una guerra.
Hitler mismo se dio la tarea como personalidad de formar el mundo conforme a sus sentimientos preanimales.
Como personalidad no sabía que al hacerlo le cargaba a su alma un karma tremendamente grande, de lo contrario no habría hecho que se llevaran a cabo los actos horrendos.
Los maestros dicen que por estas tremendas crueldades la humanidad se ha dado cuenta del peligro de demasiado poder para una sola persona:
All of mankind has learned this life lesson: Never again may so much power be given to one soul on Earth!
The Peoples of the Earth, 1941