Palabras de Jeus

Jeus les dice bien alto:
Hay que creerlo: no existe una MUERTE.
Morir es continuar.
¡Morir es EVOLUCIÓN!
Y Dios ¡¡no condena!!
 
 
 
 
Me gustaría dedicar esta trilogía a mi Crisje querida; a su marido, Hendrik el Largo; a mi mujer Anna; a mis hermanos Johan, Bernard, Gerrit, Hendrik y Teun, y a mi hermana Miets.