La Universidad de Cristo

Antes que nada ¡recibirás una introducción para el “Siglo de Cristo”!
Y todo eso cruza los labios de Jeus.
El maestro Alcar continúa y dice:
—Cuando en el Gólgota Cristo cerró los ojos, todavía tenía muchísimo que decir.
¿O crees que no es así?
¿Nunca te preguntaste lo que Cristo quería en realidad darle a la humanidad?
¿Lo que habría querido llevarte como ser humano?
Ahora te pregunto: ¿se pensó en esto en la tierra?
¿No sientes lo que Cristo habría querido darle a la humanidad?
Si a Cristo se le hubiera concedido seguir viviendo y si no lo hubieran aniquilado, esta humanidad habría recibido sabiduría divina.
¿Se da cuenta tu vida?
¿Nunca pensó el ser humano en esta posibilidad?
En verdad, hermanas y hermanos míos, Cristo todavía tenía muchísimo que decir, pero conoces Su final, se destruyó entonces la conciencia divina para la tierra, cuyas leyes queremos ahora aclararte.
¡Y son los enviados de Cristo!
Sabes cómo fue recibido en la tierra.
Eso Cristo no lo quiso, pero sabía que esto sería Su final.
Cuando después de su muerte en la cruz volvió a las esferas de luz, habló a los maestros y dijo:
“¿Habéis visto cómo ‘ME’ recibieron allí?
Y sin embargo tenemos que ayudar a los hijos de la Madre Tierra.
Debemos continuar este trabajo, los hijos de la tierra han de conocer a su Dios como un Padre de Amor.
Volved conmigo a la tierra”.
Cristo, hermanos y hermanas míos, volvió a este mundo con los maestros —son seres humanos— que vivieron en la tierra, y les mostró lo que harían.
Y entonces los maestros empezaron a trabajar en un plan fijo, un propósito consciente, para servir a los hijos de la Madre Tierra.
Jeus de madre Crisje Parte tercera, 1952
La Universidad de Cristo es el Orden más elevado en la vida después de la muerte.
Abarca a todos los maestros de la luz que por orden de Cristo, su mentor, proporcionan conocimientos espirituales a la tierra.
Aporta a la tierra lo que Cristo pudo haber aportado durante su vida terrenal, si la Humanidad Lo hubiera dejado vivir.
Y eso el maestro Alcar lo tiene en su posesión, él sirve para la “Universidad de Cristo”, la orden más alta en la vida después de la muerte.
Jeus de madre Crisje Parte tercera, 1952
Los maestros han adquirido sus conocimientos a través de la experiencia, a través de investigaciones científicas espirituales.
Por ser millones y por ya no estar constreñidos por impedimentos terrenales ni por el tiempo terrenal, han ido construyendo a lo largo de los siglos una imponente universidad espiritual, que se llama la “Universidad de Cristo”, por ser Cristo su mentor.
Desde esta Universidad aportan a la tierra artes y ciencias, en la medida en que la humanidad pueda asimilarlas.
Inspiran a todas las personas que quieran esforzarse por la evolución espiritual de la humanidad.
Y la Universidad de Cristo es, si quiere escuchar un momento... el intelecto pensante para la tierra.
La Madre Tierra recibió todas sus artes y ciencias desde esa universidad.
Los maestros cargan la tierra y la sociedad; millones de personas, conscientes en el espíritu, representan esta universidad y sirven a Cristo.
Incluso hay “apóstoles” de Cristo que están vinculados a ella que ahora todavía trabajan para la conciencia de la Madre Tierra y sus hijos.
La Universidad de Cristo echó los primeros fundamentos para la fe humana.
Esta universidad asignó su tarea a todos los artistas, porque Cristo quiere que despierte la vida en la tierra.
Jeus de madre Crisje Parte tercera, 1952
Jozef Rulof (Jeus) trabaja como médium para esta Universidad.
Es la verdad, ¡el maestro Cesarino es la conciencia más elevada de la “séptima esfera”!
Él y su equipo siguen la vida en la tierra, él y sus “ángeles” han traído a la tierra arte y ciencias, ahora traen a la tierra la “Universidad de Cristo”, ahora aclaran todas las leyes de Dios por medio de Jeus, y ¡el hijo de la Madre Tierra obtiene conciencia espacial!
Jeus de madre Crisje Parte tercera, 1952
Recibe ciencia espiritual de esta Universidad, conocimientos sobre el funcionamiento del espíritu y el alma.
Los maestros podrían convertirlo en una de las maravillas del mundo por el calado de su mediumnidad, exhibiendo milagros físicos, pero solo está al servicio de la evolución espiritual.
Desde luego, si quisiéramos, ahora te convertirías en un milagro mundial, pero ya le dimos esas evidencias a la humanidad; quedaron reducidas a nada.
El ser humano en la tierra ve estas posibilidades sagradas como sensacionalismo y ¿te gustaría servir para eso?
—¡No, maestro...! —dice Jeus.
—Traemos un mensaje divino a la tierra, el mensaje de Cristo.
Sirves para la “Universidad de Cristo”... Jozef, y no para las materializaciones, la voz directa, las desmaterializaciones, ni tampoco para los fenómenos de aportes; ¡representamos la “ciencia espiritual”...!
Jeus de madre Crisje Parte tercera, 1952
Los 27 libros que Jozef Rulof ha llevado la tierra no son más que un primer paso, una impresión concisa de los conocimientos espirituales de los que dispone la Universidad de Cristo y que esta llevará a la tierra.
Rulof indica que su vida es demasiado corta para llevar todos esos conocimientos espirituales a la tierra:
The University of Christ - I will come to you directly - has hundreds of thousands of books.
And I have to write books about all of that, sir, my life is too short, and about all of that, about thousands of problems, human, divine, spatial matters.
Questions and Answers Part 2, 1951
El maestro Zelanus indica en sus conferencias que los conocimientos de la Universidad de Cristo no son una invención humana ni una teoría, sino ciencia espiritual.
Lo que transmite de sus propios conocimientos en sus libros y conferencias lo adquirió como espíritu mediante nueve siglos de investigaciones científicas espirituales.
Y todo esto es ciencia, es una ciencia espiritual, que se le da desde la “Universidad de Cristo”, que es su universo.
Conferencias 1, 1950
Todas esas imponentes personalidades que pusieron su vida al servicio de la evolución espiritual de la humanidad cimentaron la Universidad de Cristo.
Debido a eso es... puedo aclararles enseguida: Darwin y todos los eruditos que el mundo conoció, todas esas imponentes personalidades que han trabajado para la Universidad de Cristo, cada ser humano que ha hablado del sol, de la luna y las estrellas, del alma, del espíritu y de la personalidad, de la vida, de Dios, de Cristo, todas esas personas desde el nacimiento de Cristo han echado fundamentos para Su universidad, ¿lo comprenden?
Blavatsky, Buda, Sócrates, Platón, Aristóteles, Pitágoras, ustedes pueden volver hasta Egipto, vuelven hasta China.
Todas esas personas que han tocado solo un momento la fuente de esta Omnimadre y de este Omnipadre, que han materializado una palabra —por lo que la sociedad a que ustedes pertenecen ahora ha podido echar los fundamentos, por lo que después se manifestaron las facultades—, han servido para la Universidad de Cristo.
Conferencias 1, 1950
La Universidad de Cristo continúa donde termina el evangelio.
And that means, when you hear “the University of Christ”, then it is clear anyhow that when the Christ – I told it to you and explained it to you here during those previous lectures, four, five hundred times here in this place – that when Christ was nailed to the cross He was not able to explain anything of His soul, His spirit, His life, His personality.
Everything of Christ still lives behind the veil of His Divine personality.
The human being only received the gospel, which is the law as philosophical system, which is attuned to space and next to this, behind this the Divine love.
Christ could still not give anything of His own personality, of His soul, of His spirit, of His life – you know His character to a certain extent – of His personality, His Divine attunement, directly in harmony with those systems which are now the Divine philosophical systems; because people then nailed Him to the cross.
Lectures Part 3, 1952
Cristo responde a todas nuestras preguntas existenciales a través de Su Universidad:
The ‘whys’ of the Earth get universal consciousness by means of the University of Christ.
Christ wants to answer all your questions.
The Cosmology of Jozef Rulof Part 2, 1944