Subconsciente

La vida interior de vidas anteriores

Nuestro subconsciente contiene experiencias y sentimientos de esta vida y de todas nuestras vidas anteriores.
Según los libros de Jozef Rulof.
“Pero hay mucho más bajo el agua que por encima de la superficie”.

Procesamiento nocturno

Cuando por las noches estamos cansados de un día lleno de impresiones nos corresponde un buen descanso nocturno.
Durante nuestro profundo sueño las experiencias del transcurso del día se sumergen en nuestro subconsciente.
Allí se añaden al enorme depósito de todas nuestras experiencias anteriores.
Al sumergirse las experiencias se reduce la presión sobre nuestro sistema nervioso surgida durante el día por las impresiones adquiridas.
Así es como nuestro sistema nervioso al día siguiente puede volver a procesar nuevas impresiones.
La separación entre los miles de millones de experiencias de nuestro pasado y las experiencias del nuevo día es necesaria para no sentir durante el día la presión de todo lo que ya hemos vivido.
Cuando estamos despiertos no podemos desprendernos de impresiones y experiencias: cuando pensamos en ellas conscientemente retenemos nuestras experiencias.
La sumersión de nuestras experiencias solo puede producirse durante el sueño debido a que entonces nuestra personalidad está dormida y puede desprenderse de experiencias.

Sentimiento y conciencia diurna

Aun así, todas esas experiencias no habrán desaparecido del todo, nos ayudarán a poder enfrentarnos mejor a los nuevos desafíos del día siguiente.
En la conciencia diurna seguimos disponiendo de las experiencias que tengan que ver con la tarea en que nos centremos.
Entonces emergen de nuestro subconsciente aquellos sentimientos que tengan que ver con el trabajo que queremos llevar a cabo.
Al hacerlo, no solo nos nutrimos de experiencias de esta vida, sino también de experiencias de todas nuestras vidas anteriores que tienen que ver con este trabajo.
Si recordáramos todas nuestras experiencias conscientemente, la multitud de impresiones abrumaría nuestra conciencia.
Afortunadamente, solo hemos conservado “sentimiento” para nuestra tarea vital.
Ese sentimiento puede originarse en varias vidas a la vez.
Si, por ejemplo, nos hemos dedicado al arte durante tres vidas sucesivas, podemos recurrir al sentimiento acumulado de todas esas vidas para conseguir algo hermoso.
Cuantas más vidas hayamos estado trabajando en una habilidad, más destacaremos en nuestra actual profesión o tarea diaria.

La punta del iceberg

Podemos considerar nuestra conciencia como la superficie de nuestro subconsciente.
En el gran océano que se ha llenado con todas nuestras vidas anteriores solo somos conscientes de lo que emerge por encima de la superficie del agua.
Pero debajo del agua hay muchísimo más que por encima.
Por debajo está cualquier pensamiento de todas nuestras vidas anteriores, todas las impresiones, todos los recuerdos, todos los sentimientos, todo nuestro amor.
Nuestra alma puede nutrirse de todas estas experiencias para ir construyendo nuestra personalidad actual.
En nuestro subconsciente no solo se encuentran los sentimientos de nuestras vidas anteriores recientes, sino también todas las experiencias desde la primera vida de todas las que vivimos como alma.

Fuentes y textos para profundizar en el conocimiento