Templo del alma

en conexión con la propia profundidad

En el templo del alma en el más allá se le muestra a Jozef Rulof el origen del universo y la evolución cósmica del alma.
Según los libros de Jozef Rulof.
“Los maestros muestran después diversas imágenes del pasado de él, para que Jozef sienta que está conectado con su propio interior”.

Más allá del pensamiento terrenal

En el libro ‘El origen del universo’ el maestro Alcar, líder espiritual de Jozef Rulof, también describe el origen del alma.
Para mostrárselo a Jozef se lo lleva con él durante un desdoblamiento corporal al templo del alma en el más allá.
Este templo se encuentra en la cuarta esfera de luz, un mundo espiritual que se encuentra muy por encima del sentimiento y pensamiento terrenal.
Hay que deponerlos por completo para calar la profundidad del alma.

Configuración simbólica

Lo primero que le llama la atención a Jozef son los centenares de torres de este templo espiritual.
No puede ver dónde terminen las más altas; pareciera que se disuelven en el universo.
Alcar le aclara que eso simboliza la elevación de todo lo que vive, la transición a un siguiente grado de conciencia.
Otra propiedad simbólica del diseño del templo es que se puede mirar en todas las direcciones; el edificio está completamente abierto.
Esa apertura simboliza todo lo que vive en esta esfera: aquí todos son abiertos, aquí no hace falta esconder nada.
Aquí se puede ver en la profundidad del alma, hasta donde uno sea capaz de comprender.
Jozef también ve en el templo muchas flores y pájaros: la naturaleza está representada en su esplendor espiritual.
Aquí el ser humano siente la intensa conexión que tenemos con todo lo que vive, y se llega a comprender cada forma de vida por la conexión de los sentimientos.

Edificios del fuero interno

Jozef ve dentro del templo centenares de templos más pequeños, que por fuera tienen la misma arquitectura que el gran templo.
Pero el interior de cada pequeño templo es diferente.
Por ejemplo cada esfera del más allá está representada por un templo propio más pequeño.
Cuando Jozef se quiere sintonizar con una determinada esfera puede acceder al templo de tamaño más reducido que se corresponda con ella.
Así, por ejemplo, también están presentes todos los grados de los sentimientos que ya hemos vivido en nuestra evolución.
Así podremos volver a descender temporalmente a una esfera inferior que por lo general ya habremos superado.
Pero por suerte ya existen en nuestra alma también las esferas más elevadas como mundos no creados pero en vísperas de serlo.

Volver a encontrar a cada alma

En este templo no solo se nos puede conectar con todas las esferas, sino también con cada alma con la que alguna vez hemos tenido que ver.
Es indiferente dónde viva ahora, si en la tierra o en el más allá, o en el mundo del subconsciente para reencarnarse en la tierra.
Esta conexión la llevan a cabo los maestros de la séptima esfera, que están al mando de este templo.
Supervisan todo lo que vive en la tierra y en el más allá.
Aquí también se pueden seguir conexiones de los sentimientos de vidas anteriores.
Aunque los caminos se hayan separado hace centenares de años, aquí nos encontramos nuestros seres queridos.
Cuando los maestros siguen la película de la vida se ve dónde y en qué estado se encuentra ahora ese ser querido.
En este templo es posible ser conectado con el alma gemela.
Si aún vive en la tierra, podrá verse lo que le queda por hacer antes de poder acceder a las esferas de luz.
Así es posible decidir ayudar a nuestra alma gemela o a otro ser querido en la tierra para impulsarlos durante su vida terrenal hacia la concienciación espiritual.

La propia profundidad

Los maestros más elevados no solo son capaces de conectar a los visitantes con otras almas, sino también con la profundidad de la propia alma.
Se lo aclaran a Jozef mostrándole en un templo más pequeño el color en el que está pensando en ese momento.
Jozef descubre de ese modo lo que hay en él, lo que se le puede mostrar.
Después los maestros le muestran diversas imágenes de su pasado para que sienta que está conectado con su propio interior.
Es cuando comprende por qué puede verse encima del templo del alma la siguiente inscripción: Ser humano, conócete a ti mismo.
A continuación, los maestros conectan a Jozef con su madre, cuando estaba embarazada de él.
La conexión de los sentimientos entre su madre y él ya era tan fuerte por entonces que podían intuirse el uno al otro.
Semejante conexión de los sentimientos también se aplica en el templo del alma.
Los maestros la entablan con los visitantes y les dejan sentir y ver lo que ellos mismos perciben, por lo que los visitantes son elevados temporalmente en el sentimiento y la conciencia de los maestros.
Después los maestros muestran a Jozef una imagen de su juventud cuando de niño jugaba con niños del más allá.
Ahora ve que su líder espiritual Alcar le llevaba esos niños y que este lo ha estado guiando durante toda su vida para llegar a este punto en el que para la humanidad puede llegar a conocer la génesis del alma.
Jozef también ve otros numerosos acontecimientos que ha vivido y siente que es posible que se descienda en su pasado hasta en el comienzo absoluto de su alma.
Los maestros le explican que también lo siguieron y dirigieron en sus vidas anteriores, por lo que ahora puede recibir la sabiduría cósmica para todos aquellos en la tierra que no poseen estos dones.
Mediante el seguimiento del origen del universo y de la evolución cósmica del alma, los maestros quieren conseguir que el ser humano que busca en la tierra sea capaz de comprender la profundidad de su propia alma.

Fuentes y textos para profundizar en el conocimiento