Magia negra

A André se le instruyó en los fenómenos ocultos; tanto en las fuerzas más bellas y elevadas como en los poderes oscuros.
Alcar lo quiso así para que en este mundo supiera protegerse contra lo que fuera.
—Ahora te comunicaré algo sobre la magia negra —dijo su líder espiritual—.
Está en boca de todos, pero solo pocos saben cómo defenderse de esta fuerza peligrosa.
Es particularmente peligrosa en nuestro ámbito, por eso te enseñaré lo que te hace falta para distinguir lo que se te envíe.
Al ser humano se le puede poner bajo influencias que llevan directamente a la demencia.
Lo debe saber cualquiera que investigue los fenómenos ocultos, para saber protegerse de ellas.
Escucha bien, hijo mío, intentaré dejártelo claro.
La magia consiste en magia blanca y negra.
Entre los europeos, el ejercicio de la magia negra se desconoce, o por lo menos se conoce poco.
Se debe a las características raciales (véase rulof.org/es/no-existen-las-razas) de los pueblos.
Por eso se oye hablar mucho más de “arte negro” en el trópico, en la Indonesia holandesa, que en Europa.
La magia negra requiere ciertas características, ciertas particularidades de carácter y un entorno determinado.
Sus elementos son, en primer lugar, la concentración de la voluntad, en segundo lugar el don mediúmnico, luego el desarrollo material o espiritual y finalmente la fuerza de aquel contra quien va dirigida.
En su potencial pleno, la magia negra solo se puede dirigir en contra de personas de la raza blanca (véase rulof.org/es/no-existen-las-razas), y en forma más débil también contra otra raza de color.
Así que los blancos son los más propensos a la magia negra, como consecuencia de su vida espiritual, de su constitución y, sobre todo, de sus condiciones de vida.
Concentrar la voluntad no es otra cosa que la dominación del espíritu, es decir, que la voluntad fuerte se fije con firmeza en el propósito para el que se quiera usar.
Cada pensamiento se crea, es por tanto algo personal y por eso también real.
De esta manera, la capacidad de concentración es un conjunto de fuerzas.
La concentración de la voluntad es la creación intencionada desde las fuerzas de pensamientos que haya disponibles.
Se emiten intencionadamente pensamientos hacia una persona o personas, con el deseo de hacerles mal.
Es posible lograr este objetivo en una medida muy grande, pero el don mediúmnico es un requisito para poder servir como transmisor de esta disponibilidad de fuerzas.
Los adeptos de la magia negra son espíritus de orden menor; son los espíritus infelices que están directamente bajo el poder de los que dominan la concentración de voluntad, por lo que pueden alcanzar todo.
Entonces se desconectan y pueden obrar varios supuestos milagros, que se generan por medio de una fuerte concentración de la voluntad, y la apropiación de los pensamientos de a quienes quieran usar como herramienta.
Les es posible porque los espíritus de orden inferior no tienen voluntad ni existencia propias.
Estos espíritus infelices pertenecían a las razas (véase rulof.org/es/no-existen-las-razas) no desarrolladas y son los que más fácilmente pueden usarse para sus propósitos.
Se aferran al país, al entorno en que hayan vivido, porque no quieren alejarse de allí.
Sobre todo los viejos espíritus negros, que alguna vez vivieron allí como hombres libres, odian a los intrusos europeos.
Es fácil atraerlos y forzarlos.
Solo desdoblándose del cuerpo el mago les da a los espíritus la posibilidad de levantar objetos, lanzarlos hacia arriba, romperlos o tocarlos, e incluso hacerlos planear.
Y de este modo no solo se puede hacer planear objetos, sino también al mismo mago negro, porque sigue conectado con el cuerpo material y puede lograr, mediante un absoluto desdoblamiento de la voluntad, hacer más denso su fluido hasta tal grado que para nosotros, espíritus, se vuelva visible, aunque siga invisible para el ojo material.
Entonces solo necesita sus ayudantes para apartar a otras influencias del trabajo que quiera efectuar.
Ahora bien, ¿por qué los europeos son más propensos a ser influenciados por estas fuerzas que los nativos?
En primer lugar porque los blancos que viven entre los nativos pronto se ven sometidos a degeneración, volviéndose un objetivo fácil para malas influencias.
En segundo lugar, porque la voluntad europea se debilita por circunstancias climatológicas, lo que resulta muy peligroso para los blancos en el trópico.
En tercer lugar, porque su condición física, debido a los nervios debilitados, es de tal naturaleza que pronto son susceptibles de ser influenciados por espíritus malos.
En cuarto lugar, porque los blancos no son capaces de luchar y la mayoría de las veces reciben menos ayuda desde el lado espiritual en los países de Oriente que en Europa, porque no es fácil alcanzarlos allí, lo que a su vez es consecuencia de su comportamiento.
Sin embargo, la magia negra puede ser anulada en cualquier momento, en concreto por:
A. La concentración de la voluntad de la persona o las personas que son atacadas.
Solo lo pueden controlar buenos clarividentes con líderes espirituales confiables;
B. La abstención del consumo de alcohol, de juegos de naipes, de fumar, de la blasfemia y de delitos varios;
C. Una vida sosegada y la persecución del bien;
D. Abundantes rezos, la colocación de una cruz en el terreno delante de la vivienda y el quemar incienso dentro de la casa.
He aquí lo que debes saber, porque, a pesar de que en Europa no te molestará mucho, tenía que advertirte de estas fuerzas malas, porque si esas personas, que tratan con “magia negra”, vinieran a Europa, podrían obrar milagros parecidos a fenómenos espiritistas, pero que en realidad no tienen nada que ver.
Y entonces los que vivieran algo así tendrían que ser protegidos de manera especial contra malas influencias.
Solo aquellos que estén bajo la dirección de sus protectores elevados pueden llegar a conocer la verdad por medio de estas inteligencias.
De no ser así, pensarían sin duda alguna que se enfrentaban a fenómenos ocultos genuinos.
Es el gran peligro para las personas que no saben constatar la diferencia entre fenómenos espiritistas y magia negra, por lo que muchas veces el espiritismo se ha ganado una fama menos favorable.
Se me concedió, hijo mío, decirte estas cosas.
Intenta entenderlo bien, para que te armes contra estos poderes.
La magia negra lleva al ser humano hacia abajo, pero la magia blanca lo eleva, conectándolo con líderes espirituales y espíritus que quieren subir, y por tanto intentan acercarse a Dios.

(Para más explicaciones sobre la magia negra te remitimos al libro “Dones espirituales”).